MENSAJE DE LA RECTORA

Dra. Cristina de Amaya

Rectora de la Universidad Evangélica de El Salvador

Estimados Estudiantes,

La Universidad Evangélica de El Salvador ha logrado construir y desarrollar un Modelo Educativo que combina una educación de excelencia académica con rigor científico, administrando con seriedad y responsabilidad los planes y programas de estudio, el proceso de enseñanza y aprendizaje, y el aseguramiento de los recursos educacionales, conforme a los avances de la ciencia y las tecnologías de la información y comunicación (TIC); retomando como eje central su sello institucional: la formación integral de profesionales que se destaquen por sus competencias, su práctica de valores cristianos y su vocación de servicio a sus semejantes. Esta formación integral se propicia en el marco de las funciones sustantivas de la educación superior: Docencia, Investigación, Proyección Social y Difusión Científica.

Nuestra trayectoria de 40 años nos posiciona en un liderazgo académico, cuya mejor evidencia es la calidad y trascendencia de nuestros graduados, quienes se destacan por ser profesionales reconocidos a nivel nacional e internacional, altamente competentes, éticos en su actuar, y con una vocación de servicio a sus semejantes. El sello de la acreditación institucional otorgada por la Comisión de Acreditación de la Calidad de la Educación Superior de El Salvador, afirma nuestra responsabilidad institucional con la mejora continua y con la pertinencia de nuestros programas.

Como Institución, promovemos el aprendizaje a lo largo de la vida (aprender a conocer, a hacer, a ser y a convivir juntos), impulsando de manera ética el progreso de la ciencia y el desarrollo tecnológico, mediante la investigación, la innovación y el desarrollo de proyectos, para contribuir a solventar las necesidades sociales de los sectores más vulnerables, en vinculación con la empresa, la industria y los sectores públicos y privados; considerando en nuestro quehacer las tendencias que surgen en el campo laboral y en los sectores científicos, tecnológicos y económicos, a fin de que nuestros estudiantes alcancen un desempeño que sea pertinente a los requerimientos profesionales.

Ante los nuevos desafíos sociales que hoy afrontamos a escala nacional y mundial, aunado a las demandas que conlleva la cuarta revolución industrial, basada en la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la infraestructura de la era digital, confirmamos nuestro compromiso de continuar adaptándonos a las exigencias contemporáneas, para servir eficazmente a la sociedad salvadoreña, priorizando una formación que privilegie la calidad académica, la formación en valores cristianos, el fomento de una ciudadanía responsable con su prójimo y con su entorno, el desarrollo del arte, la cultura y el deporte; promoviendo la cooperación e internacionalización, la certificación del personal docente, la acreditación internacional de carreras, la educación virtual, la transformación digital, entre otros mecanismos que refuerzan nuestro quehacer universitario.

De la Misión Institucional se desprende que la formación que reciben nuestros estudiantes debe estar fundamentada tanto en el conocimiento como en una ética cristiana basada en las Sagrada Escrituras. No es posible hacerlo de otra manera, si de verdad queremos contribuir desde nuestro quehacer educativo a construir una cultura de paz y una sociedad democrática.

Nuestra razón de ser, es nuestra Misión.