“Vuestro Atavío no sea el externo sino el Interno”
Volver a Reflexiones

Según la Real Academia Española la palabra Atavío significa “compostura y adorno; vestido; objetos que sirven para adorno”; y es exactamente la palabra que se utiliza en :

En 1 Pedro 3:3-4 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estimada delante de Dios.

Dios nos esta diciendo que nuestra vestimenta debe ser compuesta por :

  1. Debe ser interna en nuestro corazón
  2. En el incorruptible ornato; la palabra ornato significa “adorno, atavío , aparato”
  3. De un adorno afable; es decir agradable, dulce, suave en la conversación y el trato.
  4. Apacible: Manso, dulce y agradable en la condición y el trato, de buen temple, tranquilo, agradable.

La belleza de la mujer o del hombre de Dios no es corruptible, porque no depende de lo físico, sino que es la belleza de una forma de ser que reúne el sosiego, la mansedumbre, la dulzura y la serenidad. Las mujeres y hombres que son del mundo son alabadas por su belleza física, por su audacia, etc; pero las mujeres/hombres que aman a Dios, tienen un molde distinto ; porque la belleza física de una mujer/hombre es transitoria y al pasar el tiempo le producirá deterioro, esto dañara su delicada sensibilidad ; en cambio aquellos que busquen que su belleza y sus adorno sea un espíritu manso, dulce y sereno no será perecedero, nunca se deteriorara, no deja secuelas en el alma, ni heridas en quienes la rodean.

Como hij@s de Dios no debemos pensar que los peinados exagerados, las joyas de oro y la ropa lujosos nos hacen más bell@s. La belleza no depende de las apariencias, sino de lo que hay en tú corazón. Así que debemos buscar ser personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios; pero esta belleza se ira perfeccionando a medida Dios toma el control de nuestras emociones, anhelos , que El sea el todo para nosotr@s, El ira perfeccionando esta belleza en nuestro interior.

Esta es la verdadera belleza, la belleza que es de grande estima delante de Dios.

Dios le Bendiga !!!

Atte.

Marielos Mercado

7 de Junio de 2010