fbpx
 

Mensaje del Rector

Lic. César Emilio Quinteros
Rector de la Universidad Evangélica de El Salvador

Estimados Estudiantes:

Las bases filosóficas y pedagógicas de nuestro proyecto educativo nos han orientado desde la fundación de la Universidad en 1981, a asumir los retos y compromisos de la Educación Superior en El Salvador. Esto significa para nosotros el reconocimiento de la importancia fundamental que este tipo de educación reviste para el desarrollo sociocultural y económico de nuestro país y para la construcción del futuro. En este tenor, los estudiantes universitarios como reza la Misión de la Universidad deberán ser formados con excelencia académica, es decir, la formación profesional debe de estar orientada a formarlos con nuevas competencias e ideales, conscientes del servicio a sus semejantes y de la participación activa en la sociedad, abiertos al mundo y a las posibilidades de construir una sociedad con mejores condiciones de vida para todos sus ciudadanos.

Cada vez más queda demostrado que la sociedad que queremos edificar debe de fundarse en el conocimiento, esto inobjetable; de ahí la importancia de la promoción de una cultura investigativa con el apoyo de las TICS, que propicie el pensamiento crítico, y el desarrollo de los saberes; sin embargo, y dada la profunda crisis de valores de la sociedad moderna y de nuestra sociedad salvadoreña en particular, creemos que la educación superior debe fundarse en dimensiones de moralidad y espiritualidad más arraigadas. De la Misión de la Universidad se desprende que a la formación que recibe el estudiante en las aulas, debemos añadir al conocimiento y al servicio  a la sociedad una ética cristiana basada en las sagradas escrituras. No es posible hacerlo de otra manera, si de verdad queremos contribuir desde nuestro quehacer educativo a construir una cultura de paz y una sociedad democrática.

Esta concepción educativa es la base de los logros académicos y científicos en la formación de profesionales exitosos de la Universidad Evangélica de El Salvador, ya sea en el campo de las ciencias empresariales, las ciencias de la educación y la psicología, la enseñanza de los idiomas, la Ingeniería en sistemas, las ciencias de la salud, la teología y el derecho; el reconocimiento y la aceptación de los graduados de pregrado, postgrado, diplomados y cursos de formación continua de la Universidad, por la sociedad salvadoreña, y la acreditación institucional nos lo confirman.